Cuidados de un Labrador: Comidas y Ejercicio

Cuidados de un Labrador: Comidas y Ejercicio

cuidados básicos de un labrador

Para que puedas entender perfectamente cuales y porqué son los cuidados de un labrador. Vamos a hacerte una pequeña descripción de la raza.

Los cuidados de un labrador: es una de las razas más hermosas (a nuestro parecer), por su porte y por su fidelidad y cariño. Un gran compañero familiar, especialmente con los más pequeños, incluso con los más mayores. Identifican rápidamente las carencias de cada persona, y actuarán casi siempre en consecuencia.
 

Cuidados:

Este precioso animal, excelente mascota, requiere de unos cuidados como todos y otros más específicos. Es un animal que se adapta bien a las altas temperaturas. Es muy enérgico (esto explica muchas cosas de su comportamiento) y de ahí vienen gran parte de los cuidados de un labrador, que podríamos resumirlos en los siguientes:

  • Control de comidas: Tanto en cantidad como en número de tomas. Consulta con tu veterinario para saber que es lo que más le conviene. En este campo hay variedad de opiniones, entre quienes consideran que 2 está bien o incluso una toma al día con su cantidad total es suficiente. Dependerá también del tipo de pienso.
  • Ejercicio diario y salidas: No le bastará con salir a hacer sus necesidades. Les encanta acompañarte a hacer tu ejercicio diario, caminar, correr, montar en bici…
  • Juegos: Les encanta perseguir y encontrar cosas; palos, pelotas (ver en amazon),  e incluso ¡piedras!, pero cuidado con estas últimas, pues se acabarán limando los dientes, pues las intentarán morder y jugar con ellas.
  • Hidratación: debido a su gran nivel de actividad, el labrador puede fácilmente deshidratarse. Con lo cual debemos tenerlo siempre en cuenta y tenerle su bebedero con agua, para que él solo pueda beber cuando lo necesite.
  • Control de peso y salud: Como siempre decimos: el veterinario es la clave. Tu puedes controlarle el peso visualmente: es tan sencillo como observar que la anchura de sus caderas sea mayor que la de su abdomen. En cuanto tenga forma recta o abultada en el centro (sobresaliendo de sus ‘hombros’) tu labrador tendrá sobrepeso.

 

La Atención:

Una vez vistos los cuidados de un labrador, es importante saber que es un animal con un carácter firme al que no le gustan “las malas formas”. Dado a su inteligencia, entenderá perfectamente todo lo que le rodea. No debes cometer el error de educarlo con violencia o mano excesivamente dura, pues hará caso omiso a esas órdenes. Serenidad ante todo.

El labrador tiene una necesidad de atención muy grande. Siempre querrá estar con su gente pues no es un animal solitario. Con lo cual hay que saber que si por tus cuestiones laborales, no vas a poder dedicarle el tiempo que se merece busca otra raza. Quizá sea mejor que elijas una que sea menos dependiente y más solitaria (entendiendo que TODOS Los animales, requieren de la atención y cuidados de sus dueños). Raramente se acostumbrarán a vivir aislados. Recuerda lo que comentábamos en otro artículo: No le bastarán 15 minutos de paseo, necesitará tener una actividad alta.
 

Un gran aliado, para hacerles correr es una pelota, con estos “lanzapelotas” os lo pasaréis en grande:

 

alberto

Comentarios cerrados.